Archivos

La tercera edad pierde el miedo a las nuevas tecnologías

Todos somos conscientes de la importancia que, para bien o para mal, han adquirido las nuevas tecnologías en la última década. Hoy en día es imposible imaginar un mundo sin la continúa comunicación entre todos nosotros, sin las redes sociales, o sin la posibilidad de saber qué ha pasado en el último minuto en la otra punta del mundo.

Los niños y niñas pequeños que nacieron en los últimos cinco años no conocen otro mundo, y son expertos casi desde su nacimiento. No son conscientes de que hace no mucho todo funcionaba de otra manera. Todo iba más lento, quizás, pero la vida era más tranquila y las relaciones interpersonales eran, cuanto menos, más físicas.

A pesar de todo, últimamente las personas de la tercera edad, en principio alejadas de todo este tipo de cuestiones, han incrementado su interés por las nuevas tecnologías. Los cursos para aprender a utilizar las redes sociales, y por ende, los perfiles sociales creados por personas mayores de 50, han aumentado considerablemente en el último año.

Ya no es tan raro que el abuelo de un amigo le siga en twitter, que la abuela de un compañero de trabajo le dé a “me gusta” a una foto de Facebook, o que tu madre discuta con la suya a través de Whatsapp

La realidad es que las propias empresas cuyo público objetivo incluye personas de la tercera edad se han adaptado a sus necesidades, con la creación de aplicaciones de fácil comprensión, para a la hora de la verdad no suponga un problema haber empezado demasiado tarde en este “mundillo”.

Realizar una transferencia bancaria, comprar unos billetes para un crucero, o hacer la compra son algunas de las actividades que cualquier persona, incluidas, como decimos, las de la tercera edad, pueden realizar fácilmente desde un Smartphone o un ordenador.

Menú
Menú