Archivos

La semicongelación de las pensiones, todo un hecho

Desde hace algunos años, debido fundamentalmente a la crisis económica, las pensiones vienen sufriendo un proceso que podemos calificar como semicongelación. Y es que a pesar de que el porcentaje de incremento anual no está totalmente estancado, si es verdad que ha disminuido hasta el punto de convertirse en un problema para muchos pensionistas.

Que los impuestos indirectos aumenten a una mayor velocidad que las pensiones es algo que se nota en los bolsillos de muchas personas a final de mes. Y si a ello sumamos el hecho de que hoy en día son más las personas dentro de una misma familia las que dependen de esos sueldos, debido al paro, nos encontramos con un problema económico serio donde los haya.

Este año que estrenaremos en menos de un mes, las pensiones crecerán un 0,25% con respecto al año anterior, un dato que no hace sino reafirmar la idea de que la subida es prácticamente inexistente en muchos casos sobre todo si lo comparamos con otras subidas como la de los precios de algunos productos de primera necesidad.

Si, por ejemplo, una persona cobraba 1000 euros el mes de pensión en 2014, en este cercano 2015 pasará a cobrar tan solo 2 euros con 15 céntimos más al mes, una cantidad simbólica y casi inapreciable a la hora de la verdad.